MISIONERAS DE
LAS DOCTRINAS
RURALES
INICIO
LAS MISIONERAS
LAS DOCTRINAS
HISTORIA
EL PERIODIQUITO
ENLACES / CONTACTO
SUSCRIPCIONES

P. Tiburcio Arnaiz

Todas buscan no sus intereses, sino los de Jesucristo
HISTORIA


En esta página, mostramos las Biografías de los fundadores de las Misioneras de las Doctrinas Rurales, así como un poco de historia y breves reseñas a las superioras que sucedieron a la fundadora Mª Isabel en las funciones de dirección de la obra, y que actualmente ya no se encuentran entre nosotros.

 

I. RASGOS BIOGRÁFICOS DE LOS FUNDADORES

BREVE BIOGRAFÍA  RVDO. P. TIBURCIO ARNAIZ MUÑOZ  S. J.

Nació en Valladolid el 11 de Agosto de 1865. A la edad de cinco años perdió a su padre; e ingresó en el Seminario de su ciudad natal a los trece. Cursó sus estudios como fámulo al servicio del Capellán del Monasterio de Madres Dominicas, de Valladolid, en el que era sacristán.

P. Arnaiz

En 1890, a los veinticinco años, recién ordenado sacerdote, tomó posesión de la Parroquia de Villanueva de Duero., que había obtenido mediante concurso. Le acompañaron su madre y su hermana. Después de tres años fue trasladado a la Parroquia de Poyales del Hoyo, mayor que la anterior. Allí permaneció durante varios años, obteniendo, en Toledo, durante este tiempo, el Doctorado en Teología.

Al fallecer su madre, brotaron, en el alma de D. Tiburcio, los deseos de una entrega más radical al Señor, pero le retenía el abandonar a su hermana Gregoria. Al decidir ésta el ingreso en el Monasterio de San Felipe de las M.M. Dominicas, ambos se despiden “hasta el cielo”. Él renunció a la Parroquia e hizo unos ejercicios espirituales para entrar en la Compañía de Jesús, en el Colegio de Chamartín, de Madrid.

El 30 de Marzo de 1902, comenzó su nueva entrega a Dios como novicio jesuita, bajo el lema “darse prisa y aprovechar el tiempo”. En la Cartuja de Granada siguió su Juniorado, en el que intercaló los estudios con alguna misión popular.

En 1909, a sus cuarenta y cuatro años, fue destinado a la Residencia de Murcia, donde llamó poderosamente la atención por su entrega plena al Señor, en la predicación, el confesonario, la atención a los enfermos y en las obras de caridad. Se manifiesta con la madurez de un gran Apóstol y Misionero, que sigue los pasos de su modelo San Francisco Javier.

En 1912 es destinado a la Residencia de Málaga. Ésta será su casa hasta el final de su vida, con un pequeño paréntesis en 1917, en que es trasladado a Cádiz. En 1920 comenzó a flaquear su salud, por ello el Superior le impuso algún descanso. Con todo, su entrega a Cristo y a las almas –por entero y hasta el agotamiento– fue hasta el último instante. Falleció el 18 de Julio de 1926 en olor de santidad. Se encuentra en trámite su proceso de beatificación.

  Página Principal Siguiente página

HOME LAS MISIONERAS LAS DOCTRINAS HISTORIAEL PERIODIQUITO ENLACES SUSCRIPCIONES